Aprender a aceptar

Aprender a aceptar

“…Hace muchos años tuve un problema con una de mis 3 hermanas, con la que mejor nos entendíamos. Me sentí terriblemente decepcionada. ¡Esperaba otra cosa de ella!  ¿Cómo era posible que ella pudiera hacerme algo así?… Y yo, ¿qué podía hacer con tanto enfado y frustración? Pues hice lo que hace todo el mundo: seguir enfadada y, aún hoy, sentirme decepcionada…Ya han pasado 4 años.”

¿Te suena la historia? ¿Sientes que has vivido situaciones similares?

A todas nos han pasado situaciones que nos cuesta enormemente aceptar:

  • que alguien se equivoca 
  • no ser elegidas
  • un diagnóstico o una enfermedad que llega
  • que éste no es el mejor momento para que me suceda esto o aquello
  • que me despidan de mi trabajo
  • aceptar a alguien tal y como es
  • aceptarme como soy

Y es que parece ser que “aceptar” fuera una palabra casi maldita, una palabra que hunde nuestra dignidad. 

Aceptar tiene mala prensa.

¿Te has dado cuenta que los héroes y heroínas del cine no son “aceptadores”, muy por el contrario, son quienes consiguen doblegar el destino a costa de lo que sea? Pero esto dejémoslo para las películas… 

Aceptar no significa que las cosas te tienen que gustar o satisfacer

Una de nuestras formas de reaccionar frente a lo que nos desagrada es evitarlo y negarlo. Aún sabiendo lo inútil que es negar, lo negamos y no queremos darle espacio. Este accionar crea más irritación y agotamiento. Y también persistencia de aquello que no aceptamos.

Estamos tan aferradas a nuestras ideas de cómo deberían ser las cosas y a los planes que hemos hecho que, ante algo inesperado, nuestro mundo se desintegra.

Cuando comenzamos a transitar el camino de la aceptación, el dolor se suaviza, la angustia cede espacio y podemos enfrentarnos con mejor actitud a lo que se presente. 

Aceptar no es resignarse ni tomar una actitud pasiva, ni ser cobarde ni rendirse

Aceptar no significa resignarnos sino darnos la oportunidad de mirar con otros ojos aquello que nos disgusta.  Movernos delicadamente del modo de negación, rechazo y resistencia que solemos tener frente a aquello que no deseamos ver ni sentir.

No se trata de que renuncies a tus principios y valores de vida sino que, por el contrario, te permitas -por un pequeño momento- aceptar que las cosas son como son en el momento presente. 

Es importante que recuerdes la naturaleza cambiante de todas las cosas y situaciones.  Ni siquiera tu respiración es constante, cambia momento a momento. 

En la práctica de mindfulness, entendemos la aceptación como uno de los fundamentos para la práctica. 

Aprendemos a darnos cuenta de nuestras reacciones automáticas de desear que las cosas sean diferentes, aprendemos a “ver” nuestras ideas y creencias y cómo ellas nos sugieren que deberíamos estar pensando esto o aquello, o sintiendo aquello otro. 

Pareciera que siempre hay algo mejor que sentir, ver o pensar. 

El único tiempo que en verdad tenemos es: Ahora

No esperes a tener un momento ideal, un cuerpo mejor, unos pensamientos más agradables para comenzar a aceptarte.

¿Cómo practicamos la aceptación?

En la práctica del mindfulness, tomamos cada momento tal y como se presenta y estando en él de forma completa.

Observamos, nos invitamos a ser receptivas, a estar abiertas a cualquier emoción, pensamiento o sensación que surja. 

¿Qué mejor que aceptar una emoción difícil cuando surge, simplemente, porque ya está aquí?

Al principio, conviene aceptar de “a ratitos”.  No esperes aceptarlo todo de buenas a primeras. Invítate a aceptar aquello que surge, es probable que al poco tiempo, casi sin darte cuenta, vuelvas a tu patrón de reacción ya sea de negación o rechazo.  Poco a poco, anímate a profundizar los períodos de aceptación. Observa cómo te sientes cuando consigues aceptar algo incómodo.

Cuando estamos presentes somos capaces de ver cómo se suceden los cambios, cómo la vida se desenvuelve momento tras momento.

La fuerza del mindfulness radica en vivir cada uno de esos momentos plenamente conscientes, aceptando lo que llega aunque no nos guste, aunque nos desafíe o sea desagradable, reconocer que las cosas son como son por más que no nos agrade o satisfaga. 

Cuando aprendes a aceptar, ya no te resistes y aprovechas toda tu energía sin desgastarte.

Aceptando respondes mejor a las situaciones que se presentan. 

Aceptando te permites fluir con la vida.

En relación a la aceptación de las emociones difíciles, el poeta Rumi escribió un bellísimo y sentido poema que comparto contigo y que se encuentra en el libro del curso Mindfulness para la Reducción de Estrés, MBSR, que facilito varias veces al año. 

La casa de huéspedes

El ser humano es una casa de huéspedes.

Cada mañana un nuevo recién llegado.

Una alegría, una tristeza, una maldad,

cierta consciencia momentánea llega 

como un visitante inesperado. 

¡Dales la bienvenida y recíbelos a todos!

Incluso si fueran una muchedumbre de lamentos,

que vacían tu casa con violencia.

Aún así, trata a cada huésped honorablemente,

puede estar creándote el espacio 

para algún nuevo deleite. 

Al pensamiento oscuro, 

a la vergüenza,

a la malicia, 

recíbelos en la puerta sonriendo

e invítalos a entrar. 

Agradece a quien quiera que venga,

porque cada uno ha sido enviado

como una guía del más allá. 

Yalal ad-Din Muhammad Rumi, S. XIII


¿Cómo van tus propósitos 2020?

¿Cómo van tus propósitos 2020?

Cada vez que termina un año, inevitablemente, nos proponemos nuevos objetivos para la nueva etapa que comienza: los llamados “propósitos».

Estos propósitos pueden llegar a ser complicados y pesados para nuestro ánimo. Dicen los que saben que, a menudo, los abandonamos a mediados de enero y que para fin de año sólo el 10% los habrá podido mantener.

La práctica del mindfulness puede ayudarte a conseguir, lo que ahora parecen, retos difíciles.

Confía! No te desanimes.

Es conveniente, al revisar o plantearnos los propósitos, que tengamos en cuenta algunos detalles, te cuento:

  • Mira en tu interior y explora cuáles son tus verdaderas necesidades. Muchas veces actuamos para satisfacer deseos de otras personas, ésta es una forma fácil de dejar de lado nuestros propósitos rápidamente.
  • ¿Te has puesto propósitos realizables y que dependen de ti? En inglés, existe una sigla que resume la idoneidad de los objetivos a plantearse: SMART (Specific, Measurable, Attainable, Relevant, Timely). Lo que en castellano sería: Específico, Medible, Alcanzable, Relevante y en un determinado período de Tiempo.
  • Hazte un plan flexible, que si a la primera no sale, tengas un plan B o C, si fuera necesario!
  • Comenta con las personas de tu círculo qué te estás planteando. Encuentra profesionales que te ayuden y personas que tengan propósitos similares a los tuyos. Siempre es más fácil conseguir ciertos objetivos en compañía.

¿Están dentro de tus propósitos mejorar tu calidad de vida, encontrar más calma y vivir más de acuerdo a tus necesidades? ¿Quieres aprender a entender cómo influyen tus pensamientos en tu estado anímico y poder regularte mejor?  ¿Buscas «algo» que te ayude a vivir más plenamente?

Si es así, sabes que tienes un espacio donde compartir dudas y realizar un plan de acción de cara a conseguir esa vida que deseas. Te ofrezco un espacio acogedor y cálido en pleno centro de Granada.  

Mira las actividades programadas para las próximas semanas, donde personas como tú buscan y encuentran momentos de calma, sensación de bienestar, reducen el estrés y obtienen más beneficios por la práctica del mindfulness. 

PINCHA en ESTE ENLACE e inscríbete a las actividades.

Te espero!

Estrés y fiestas, cómo llevar mejor este período.

Estrés y fiestas, cómo llevar mejor este período.

Llega la Navidad!

Momento de buenos deseos, de felicidad y amor pero ¿es siempre así?

Esta época del año es, en general, una de las más estresantes: la lista de regalos, preparar la casa para visitas, la decoración navideña, el menú, la familia, las compras y las reuniones con colegas y amigos que, a veces, forzamos para que sean antes de fin de año.

El estrés puede afectarnos de diferentes formas, falta de sueño, problemas con el peso, dolores de cabeza, contracturas musculares, cansancio acumulado, náuseas, ataques de pánico, etc. A veces, ni siquiera nos damos cuenta de que estamos estresadas hasta que ya “no podemos más”.

Aprende a lidiar el estrés de las fiestas con Mindfulness

Crea espacio para ti. Tómate algunos minutos al día para estar sólo contigo, aunque sólo sean 5 minutos donde te dediques a sentir tu cuerpo respirando. Nada que hacer, ningún lugar al que ir.

Apóyate en tus sentidos para estar más presente. Nuestros sentidos nos ayudan a conectar con el aquí-y-ahora. Cuando notes que tu mente salta alocada entre pasado y futuro, preocupaciones o pensamientos insistentes, vuelve al momento presente llevando toda tu atención expresamente a aquello que puedes ver, oír, oler, saborear o tocar. Elige un sólo sentido, por ejemplo, qué puedes ver en ese momento, intenta hacerlo sin juzgar lo que ves, simplemente viendo.

Calma tu mente, calmando tu respiración. Respira conscientemente.

Date momentos para respirar de manera consciente. Incluso puedes hacerlo estando con otras personas, llevando tu atención al recorrido del aire.

Y ten presente que la respiración abdominal es la que nos ayuda a bajar las revoluciones mentales, a calmarnos. Practícala cuantas veces al día lo necesites.

Te regalo una práctica de respiración consciente. Descarga aquí o escúchala en línea

Espero que estas sugerencias te ayuden a tener unas fiestas más conscientes y presentes.

¿Tienes estrés? ¡STOP! ¡PARA!

¿Tienes estrés? ¡STOP! ¡PARA!

Deja atrás al estrés

¿Te pasa que a menudo necesitas un “respiro”, un espacio para ti?
¿Hay días en los que el estrés parece ser la única respuesta a cómo estás?

En nuestras clases de mindfulness no queremos deshacernos del estrés.
Lo que queremos es aprender a relacionarnos con él de otra forma.
Porque el problema no es el estrés en sí mismo…sino la reacción que tenemos.

De acuerdo con el afamado psiquiatra y neurólogo Victor Frankl, creador de la Logoterapia:

“Entre el estímulo y la respuesta hay un espacio.
En ese espacio descansa nuestra capacidad de elegir”

Y es que el estrés es una forma de respuesta de nuestro organismo ante un estímulo.

Hoy te presento una sencilla herramienta que te permitirá parar UN MINUTO y que te reportará beneficios en el momento. Es una práctica muy simple y útil.

Al tomarnos un momento para parar, respirar conscientemente y observar lo que sea que esté sucediendo, podemos reconectar con lo que estamos viviendo y responder de manera más efectiva. Crear este espacio consciente ayuda a disminuir los efectos negativos de nuestra respuesta al estrés.

Esta práctica puede llegar a ser muy reveladora ya que nos permite salir del piloto automático: un modo de «hacer» que si bien nos resulta útil en muchos momentos, en otros nos lleva a perdernos lo que realmente está sucediendo.

Al realizarla, quizá descubras que tus hombros estén tensos, tu mandíbula apretada o tu cuerpo esté lleno de tensión. Tal vez tengas hambre, estés cansado o necesites un descanso.
O, simplemente, descubras que es un buen momento para regresar al momento presente.

Usamos el acrónimo STOP del inglés, que en castellano significa PARE -aunque creo que todos sabemos bien qué quiere decir-

  • S:  STOP, para, detente, haz una pausa en lo que sea que estés haciendo. Tan simple como eso.
  • T:  TÓMATE UN MOMENTO, un respiro.  Lleva tu atención a tu respiración, sin alterarla, siente el aire entrando y saliendo.
  • O:  OBSERVA y conecta con la experiencia que estás viviendo. ¿Cómo están tus pensamientos? ¿Qué estás sintiendo? ¿Qué sientes en tu cuerpo?  Hazlo con curiosidad y evitando juzgar lo que encuentras.
  • P:  PROCEDE. Continúa tus actividades. Permítete estar abierto a nuevas posibilidades, responde naturalmente. Si te es posible, haz algo que ofrezca apoyo a la práctica:  toma una infusión, habla con alguien, mueve tus hombros, o, simplemente, continúa con lo que estabas haciendo.

Puedes practicar esta técnica tantas veces como te apetezca y experimentarla en distintos momentos del día.

Descarga la imagen, imprímela y tenla siempre a mano como recordatorio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies