MINDFULNESS O ATENCIÓN PLENA

Nuestra vida cotidiana está de llena situaciones de estrés -todo el tiempo- ya sea en el trabajo, con los niños, en la escuela, con los vecinos, los jefes, los políticos, haciendo trámites, el salario que no llega, las presiones, la familia, cuando viajamos, en el aeropuerto, en el metro, conduciendo el coche y podría seguir porque la lista es interminable.

Muchos de nosotros vivimos en un continuo estrés. Debemos tener en cuenta que el estrés crónico resulta muy peligroso, nos puede provocar efectos muy negativos en la salud, la calidad de vida, nuestra percepción de la felicidad e incluso nos puede provocar la muerte.  Es por eso que es tan importante tomar medidas para combatirlo o, mejor dicho, para aprender a lidiar con él.

Un programa para amigarnos con el Estrés

El Doctor Jon Kabat-Zinn y equipo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Massachusetts comenzaron a estudiar en 1979 los efectos del estrés provocado en la vida de los pacientes con enfermedades crónicas y otros desórdenes derivados del estrés y el dolor.

A partir de la evidencia médica y de los excelentes resultados obtenidos en la mejora de la vida de los pacientes, decidieron crear y difundir un programa que fuera bien estructurado, metódico y de fácil aplicación en nuestra vida moderna. Así fue que nació el Programa de Reducción de Estrés basado en la Atención Plena, M.B.S.R su sigla en inglés.

El programa consiste en un entrenamiento basado en la meditación mindfulness y el yoga, donde se aprende a hacer uso de nuestros recursos innatos y así responder más eficazmente al estrés, al dolor y a la enfermedad. Tiene una duración de ocho semanas con un encuentro semanal que varía de una hora y media a dos horas y media, dependiendo del contexto donde se ofrezca.

Una vez finalizado el programa, el aprendizaje es para siempre, como andar en bici.

Ya no necesitas instructor, ni reunirte con nadie, ni apuntarte al club de meditadores, ni nada de nada.

Va contigo a todos los sitios y está disponible siempre que tú lo decidas.

Beneficios

Entre algunos de los beneficios que aún hoy siguen reportando los miles de estudios científicos podemos destacar:

  • Reduce el estrés y la ansiedad
  • Disminuye los pensamientos obsesivos y repetitivos
  • Favorece un descanso más profundo
  • Potencia la calma física, mental y emocional
  • Reduce la percepción del dolor crónico
  • Disminuye la presión arterial
  • Mejora la concentración y potencia la memoria
  • Disminuye la reactividad emocional
  • Aumenta la sensación de bienestar general y de felicidad
Desde aquel entonces, esta metodología se ha extendido a nivel global e incluso ha sido incorporada a los sistemas de salud público de algunos países, tales como el Reino Unido, Estados Unidos y otros.

Por otra parte, permitió que se desarrollaran otros programas con diferentes orientaciones como así también aplicarlo en otros ámbitos, como el laboral, artístico o escolar. Este programa y aquellos que utilizan técnicas similares nos ayudan a tomar conciencia de la actividad mental y aprender cómo salir de la vorágine de pensamientos, sobre todo aquellos más destructivos o que no nos aportan bienestar.

El Mindfulness no es la panacea o un nuevo milagro,
sino una forma de acercarnos a una vida más plena y consciente
que nos permita tomar decisiones con más claridad

Te propongo un ejercicio

Lee primero la guía y luego, si te apetece, hazlo. No olvides poner un cronómetro o timer, todos tenemos uno en el móvil! Puedes hacerlo en postura sentada o de pie. Deja tu espalda erguida, sin forzar. Es mejor si haces el ejercicio con la mirada baja o con los ojos cerrados.

En los próximos 2 o 3 minutos simplemente dedica a prestar atención a tu respiración, no necesitas cambiar tu modo de respirar, solamente seguir el ritmo.

Observa y siente cómo ingresa el aire por las fosas nasales, hace su recorrido y luego sale.

Tal vez te ayude poner una mano en el pecho o en el abdomen para “sentir” la presencia del aire y su ritmo.

Si tienes pensamientos que vienen a tu cabeza, simplemente y sin juzgarte, vuelve a poner tu atención en la respiración.

¿Cómo te ha ido? ¿Te has dado cuenta de algo?

La respuesta más común a este ejercicio es que se puede notar cuántas veces la mente se ha ido detrás de un pensamiento, olvidando que estaba prestando atención a la respiración.

Si en una fracción de tan sólo 2 o 3 minutos has podido notar la actividad de tu mente, imagínate su actividad durante todo el día.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies