Soltar para estar en paz contigo

Soltar para estar en paz contigo

En resumen: Soltar, dejar ir, desapegarse es permitir que tu mente suelte la idea que tiene sobre algo o alguien. 

¿Quieres hacer la práctica de soltar? Pincha aquí

Apegarse es aferrarse a algo ya sea una persona, cosa, situaciones, pensamientos, estados de ánimo, recuerdos y un sinfín de cosas más para encontrar la felicidad.

Sentir apego a algo no es per se negativo, el punto viene cuando nos apegamos de tal modo que creamos una necesidad y dependencia de eso, a lo que nos hemos apegado, de modo que no podemos sentirnos en plenitud ni disfrutar de lo que tenemos. 

Veremos el desapego y apego desde el punto de vista de la práctica. 

No hablaremos del apego necesario que cumple funciones biológicas o psicológicas, como es el apego en la crianza. 

¿Qué nos sucede cuando no podemos soltar?

*Te lo contaré con una triste historia sobre cómo atrapan monos, en algún lugar de la India.

Soltar para liberarte

Toman un coco de buen tamaño, le hacen un agujero grande y dos pequeños por donde pasarán un alambre o cable para atarlo a un árbol. Dentro colocan una banana.

Cuando el mono se acerca, al ver la banana, mete la mano y coge la banana (te invito a hacer el gesto con tu mano). El agujero por donde ha metido la mano no es lo suficientemente grande para pasar un puño que contenga una banana.

Lo que el mono no sabe, es que si suelta la banana, podrá sacar la mano. (Vuelve a hacer el gesto, ahora soltando tu mano, extendiendo tus dedos)

Pero el mono no quiere soltar la banana por lo que es atrapado… 

Cuando soltamos nos liberamos. 

¿Te resuena esta historia?

¿Te has encontrado en situaciones en que soltando, te has liberado?

Para soltar o desapegarme, ¿he de renunciar a todo?

Pareciera que cuando hablamos de desapego, el común de la gente piensa que nos iremos a una montaña a vivir a una cueva. 

Puede que desee hacerlo pero si en la cueva estoy deseando tener el confort de mi casa, la conexión de internet o maldiciendo la lluvia al caer, entonces, no habré entendido nada de desapego y de soltar. 

No se trata sólo de cosas materiales o relaciones, sino las ideas que tenemos en nuestra mente sobre estas cuestiones. 

El verdadero desapego está allí, en tu mente. Es acerca de lo que crees de ti mismo y del mundo que te rodea. 

A pesar de lo muy inteligentes que podamos ser, nuestra mente tiende apegarse y rechazar. Desapegarnos no significa que no desearás nada, que no harás proyectos o construirás relaciones con otras personas. 

Más bien significa que podrás hacer y tener lo que sea que te plantees sin la necesidad de conseguirlas para ser feliz y estar en paz contigo.

Entrenar el desapego durante la práctica 

Cuando practicamos mindfulness, en silencio y en quietud (o movimiento) podemos ser observadores de los pensamientos, emociones y sensaciones físicas que surgen y cómo nos relacionamos con eso que nos ocurre. 

La tendencia general es que si son agradables, nos queremos quedar enganchados a la sensación que nos produce, nos apegamos. 

Mientras que si son dolorosas, desagradables, nos provocan miedo queremos deshacernos de ellas pero no desde un lugar de soltar, de dejar ir, sino desde un lugar de rechazo, de resistencia, de querer conseguir otro resultado. (Un comportamiento por demás normal)

Practicar el desapego o soltar es permitir que tu experiencia sea como es y permitirte observarla momento a momento. 

Cuando te descubras con pensamientos que juzguen lo que estás experimentando, primero no te aferres a lo que te cuentan esas ideas, ni quieras rechazarlos, déjalos ser.  Y en ese dejarlos ser, te permitirás soltarlos.

Sé que suena más complejo de lo que en realidad es. Sin lugar a dudas, que soltar es algo que se entrena, estamos demasiado habituados a aferrarnos por lo que es un aprendizaje.

Un ejemplo práctico: “Voy a meditar para relajarme”

Te planteas relajarte como objetivo. Al rato de estar meditando, te das cuenta de que tu cabeza no para, tienes algo que resolver y ese problema no para de venir a tu mente. Pero tú quieres relajarte, ese es tu objetivo. 

Lo primero: Suelta el objetivo que te has planteado, olvídalo. Y vuelve a comenzar tu práctica.  Cuando venga ese problema a resolver, date cuenta que estás pensando en eso, dale la bienvenida a tu pensamiento, no luches para que se vaya y vuelve a llevar tu atención a tu objeto de práctica (este puede ser tu respiración, tu cuerpo, etc.)

Cómo llevar el desapego al resto del día y tu vida

aunque sin saberlo ya lo estés haciendo

En realidad y sin saberlo, ya estás practicando soltar cuando te vas a dormir. Este es un típico ejemplo de soltar, dejar ir.

Soltamos el control del cuerpo, la mente, las circunstancias y confiamos. Y caemos dormidas.

Cuando no puedes soltar, no puedes dormir. Estás demasiado apegado a pensamientos o emociones que no te permiten relajar el control.

Tu respiración es otro ejemplo de soltar, de dejar ir.

Cada vez que sueltas el aire, dejas espacio para que puedas inspirar nuevamente. Si retienes el aire, porque es alimento, porque se ha entibiado en tu interior y te produce una dulce sensación, ya no tendrás sitio para la próxima inspiración.

Cuando sueltas, liberas y haces espacio para lo nuevo.


Si te interesa, puedes leer un estudio sobre el desapego y su implicancia en el desarrollo de la sabiduría, la autorrealización y la autotrascendencia y su impacto positivo. Estudio que fuera realizado en la Facultad de Psicología, Universidad de Melbourne, Australia. Es un estudio que los autores decidieron compartirlo de forma gratuita, accede aquí


*Cuento tomado del libro de Jon Kabat-Zinn, Vivir con plenitud las crisis. Ed.Kairos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies